Alimentación de la persona con colostomía

Viviendo-con-una-bolsa-colostomia

 

 

Anteriormente os hablamos de los tipos de ostomías y en el artículo de hoy os hablaremos sobre la alimentación de las personas con una colostomía.

El hecho de tener una colostomía no significa que el paciente esté condicionado a comer de forma especial, debido a que no se suelen producir alteraciones nutricionales importantes en la absorción de nutrientes.

A continuación os dejaremos unas recomendaciones para llevar los principios básicos de una dieta equilibrada y aprender a prevenir la diarrea, el estreñimiento o los gases, ya que estas situaciones a veces pueden resultar molestas.

Después de la cirugía y volver a casa la alimentación debe de ser pobre en residuos, baja en verduras y hortalizas ya que suelen aumentar la fluidez y cantidad de deposiciones. Se conviene excluir al pricipio ciertas bebidas que pueden aumentar las deposiciones y una mayor cantidad de gases como: café, zumos de frutas, refrescos, aunque a largo plazo según la persona se podrán ir incorporando paulatinamente a la dieta habitual si se tolera bien. La leche se puede tomar desde el principio sino se tiene ninguna intolerancia previa anterior a la cirugía.

Después de un tiempo, el paciente debe ir incorporando progresivamente alimentos en pequeñas cantidades para comprobar la tolerancia a los mismos, teniendo 5-6 comidas diarias de cantidades moderadas o pequeñas de alimentos. Si es preciso depende del caso incorporar los nuevos alimentos de uno en uno para saber la tolerancia y si se tuviera algún problema para tolerar ese alimento, se recomienda realizar una prueba más adelante para saber si es necesario descartarlo de la dieta habitual y se conviene evitar solamente los alimentos que no sientan bien aunque en ciertas ocasiones las molestias iniciales desaparecen al tiempo de la cirugía.

La dieta del paciente ostomizado debe de ser:

  • Sana y variada incluyendo todos los alimentos para garantizar al organismo una ingesta correcta de nutrientes.
  • Abundante en agua y liquidos lo recomendable seria al menos un litro y medio al dia.
  • Adaptada y apetecible para el paciente en los menus.
  • Rica en proteínas,sobre todo después de la cirugía para ayudar a la cicatrización.
  • No se recomienda una ingesta habitual de alcohol en grandes cantidades pero una copa de vino en algunas comidas o alguna cerveza en algún evento social no habría ningún problema al ser paciente ostomizado, pero con moderación.

En una persona ostomizada, tener gases en exceso puede ser incomodo ya que no controla el momento de expulsión y a continuación os daremos una lista de estos alimentos para minimizar su consumo para no sufrir tantos gases:

  • Legumbres: Habas, alubias, garbanzos, lentejas, guisantes… (se toleran mejor sin la piel, tomadas en puré o tamizadas pasándolas por el “chino”).
  • Verduras: Col, coliflor, coles de Bruselas, repollo, alcachofas, nabos, espinacas, acelgas, espárragos o pimiento.
  • Hortalizas: cebolla cruda, patatas, rábanos.
  • Cereales: cereales integrales, arroz, pan y harinas integrales.
  • Frutas: pasas, albaricoque, plátano, piña y ciruela. Tomar preferentemente frutas maduras y peladas: melocotón, manzana, pera, melón, sandía o kiwi.
  • Chocolate
  • Bebidas con gas, refrescos y cervezas.
  • Alimentos con mucha grasa.

Una persona ostomizada debe de llevar una serie de pautas generales para un mejor control de las heces y del estoma como:

  • Seguir un horario regular para las comidas, para acostumbrar al intestino a un ritmo de funcionamiento uniforme.
  • Masticar poco a poco los alimentos, con la boca cerrada, para evitar la formación de gases y ensalivando correctamente para ayudar a que las enzimas presentes en la saliva, realicen su función.
  • Evitar mantener periodos de ayuno prolongado o saltarse alguna comida, ya que omitir comidas aumenta la producción de heces acuosas y de gases.
  • Descansar después de las comidas, preferiblemente en posición sentada.
  • Conviene que las cenas sean ligeras.
  • Algunos alimentos pueden resultar irritantes para el colon. Estos son: vegetales crudos, leche, ciruela, frutas secas, espinacas, vegetales de hojas verde oscuro, cerveza, bebidas alcohólicas, cereales y granos integrales.

Otra cosa que suele dar apuro a las personas ostomizadas es el olor de las heces y existen ciertos alimentos pueden producir que las heces sean más olorosas. Son: ajo, cebolla, habas, espárragos, huevo, cerveza, suplementos de vitaminas y minerales o antibióticos. Los pescados y el marisco, así como algunos frutos secos grasos (nueces, almendras, avellanas) también pueden dar un olor desagradable a las heces.

Para reducir el olor de las heces se puede incorporar a la dieta: mantequilla, yogurt, queso fresco, menta o zumo de naranja. En muchos casos añadir perejil a las comidas puede ayudar a disminuir los malos olores.

Referencias:

Manual sobre alimentación de la persona con colostomía de la Fundación Ayúdate.

Miriam Capdevila.

http://tueii.com/2014/10/03/alimentacion-de-la-persona-con-colostomia/

Anuncios

Acerca de Joaquín PN

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s