Las manifestaciones oftalmológicas de la EII las podemos clasificar según la estructura ocular afectada.

¿Qué tipos de alteraciones podemos encontrar?

Las manifestaciones oftalmológicas de la EII las podemos clasificar según la estructura ocular afectada.

MANIFESTACIÓN OCULAR ESTRUCTURA OCULAR AFECTADA
Blefaritis Párpado
Dacrioestenosis, hiposecreción lagrimal Sistema Lagrimal
Conjuntivitis, ulceraciones conjuntivales Conjuntiva
Queratitis, úlceras corneales Córnea
Celulitis orbitaria, exoftalmos, miositis Órbita
Escleritis y Epiescleritis Esclera
Uveítis Úvea
Trombosis arteriales retinianas, hemorragias Retina
Neuritis Nervio Óptico

Las manifestaciones que con mayor frecuencia podemos encontrar en la EII, son aquellas que afectan la episclera (capa más externa de la esclera), la esclera (capa más externa del ojo, que comúnmente se conoce como “blanco del ojo”) o la úvea (capa situada por debajo de la esclera, en la que se encuentran gran cantidad de vasos sanguíneos), como la Epiescleritis, la Escleritis y la Uveítis. Los pacientes con estas alteraciones oculares suelen presentar enrojecimiento ocular, dolor, lagrimeo, picor y alteraciones de la visión.

EPIESCLERITIS

La episclera es una de las capas que forma parte de la esclera del ojo, concretamente su capa más externa. La inflamación de la episclera suele coincidir con un brote de la enfermedad y en la mayor parte de los casos, desaparece con el tratamiento empleado para la misma.

Los signos y síntomas de la epiescleritis suelen ser el enrojecimiento ocular, la presencia de dolor, la sensación de irritación o quemazón y el lagrimeo. Por lo general, no suele acompañarse de pérdida de visión, ni fotofobia, ni reactividad anormal de la pupila (reacción de la pupila a los cambios de luz).

Imagen 1. Imágenes del globo ocular de un paciente afectado por Episcleritis, donde se puede observar el enrojecimiento localizado de la episclera (A y B).

El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas oculares. Los colirios antiinflamatorios no esteroideos combinados con el tratamiento de la enfermedad intestinal suelen ser útiles en la epiescleritis.

ESCLERITIS

La escleritis es una afectación ocular más grave que la epiescleritis, debido a que puede causar una reducción de la visión.

Los síntomas y signos característicos de la escleritis son, el dolor ocular intenso que aumenta a la palpación del ojo y la presencia de dilatación intensa de los vasos. El aspecto del globo ocular afectado por escleritis, es de enrojecimiento intenso (casi violáceo), con vasos más rojos y engrosados; mientras que en la epiescleritis el globo ocular mantiene en mayor o menor intensidad su coloración blanquecina y los vasos están menos rojizos y engrosados.

Imagen 2. Imágenes de un globo ocular afectado por Escleritis, donde se aprecia el enrojecimiento de la episclera como consecuencia de la inflamación de vasos sanguíneos profundos (A), dándole un tono rosado a la esclera (B).

El tratamiento consiste en el propio tratamiento de la enfermedad, combinado con corticoides sistémicos, anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) o inmunosupresores, con el objetivo principal de evitar la pérdida de visión.

UVEÍTIS

La uveítis suele estar relacionada con la EII y aparece durante los brotes de la misma, durante los períodos de remisión e incluso antes de que se haya diagnosticado la propia enfermedad. Algunos pacientes con EII, pueden presentar uveítis asintomática o al revés, pacientes con uveítis tener lesiones endoscópicas intestinales que hasta ese momento no habían dado síntomas. Esta afectación ocular, suele presentarse conjuntamente con otras alteraciones extraintestinales en piel y articulaciones.

Las uveítis, con más frecuencia si no son tratadas, pueden dar complicaciones a largo plazo como consecuencia del proceso inflamatorio: adherencias que pueden causar glaucoma secundario (enfermedad ocular caracterizada por un aumento de la presión intraocular con defectos en el campo visual y pérdida progresiva de visión si no responde al tratamiento) o catarata (enfermedad ocular que produce pérdida progresiva de visión, como consecuencia de la opacidad del cristalino por acumulación de células muertas). También pueden producirse alteraciones permanentes en la pupila y otras disfunciones visuales.

Imagen 3. . Imágenes de un globo ocular afectado por Uveítis, donde se aprecia la presencia de sinequias (acumulación de la proteína fibrina en el margen de la pupila) (A) y de zonas de adhesión de la pupila a otras capas del ojo, como el cristalino (B) y la presencia de “puntos blancos” resultado del acumulo de células inflamatorias (C). Cuando la inflamación afecta a capas más profundas, como la retina, se habla de uveítis posterior (D).

El tratamiento se basa en la aplicación de esteroides tópicos. Aunque también puede ser necesario asociar esteroides o inmunosupresores sistémicos. En casos de gravedad extrema, uveítis refractarias al tratamiento, se ha tenido que realizar incluso, resecciones intestinales.

En caso de sospecha de uveítis, es importante acudir al oftalmólogo/a.

http://www.educainflamatoria.com/index.php/que-tipo-de-alteraciones-oculares-podemos-encontrar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s