Una investigación evalúa suspender el tratamiento anti-TNF en pacientes de Crohn

031De izq. a drcha.: Javier P. Gisbert y María José Casanova, coordinadores del estudio

El trabajo, en el que han participado 1.055 pacientes, concluye que la suspensión del tratamiento anti-TNF no puede ser universalmente recomendada en la práctica clínica.

Un estudio multicéntrico realizado por investigadores españoles con 1.055 pacientes ha evaluado el riesgo de reactivación de la enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa) tras la suspensión del tratamiento anti-TNF (medicamentos biológicos utilizados para el tratamiento de afecciones inflamatorias crónicas como la enfermedad inflamatoria intestinal) en pacientes en los que se había alcanzado la remisión con dichos fármacos.

Aproximadamente la mitad de los pacientes que suspendieron el tratamiento presentaron una reactivación de la enfermedad

Este trabajo, publicado en la revista científica American Journal of Gastroenterology, concluye que la suspensión del tratamiento anti-TNF no puede ser universalmente recomendada en la práctica clínica, ya que aproximadamente la mitad de los pacientes que suspendieron el tratamiento presentaron una reactivación de la enfermedad. La decisión debe ser individualizada y se deben discutir los riesgos y beneficios con el paciente.

El proyecto ha sido coordinado por la doctora María José Casanova, de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, y el doctor Javier Pérez Gisbert, de la misma unidad e investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (Ciberehd) y del Instituto de Investigación Princesa IP, y han participado investigadores de 78 hospitales españoles pertenecientes a las redes de trabajo de la Asociación Española de Gastroenterología (AEG) y del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (Geteccu).

RESULTADOS MUY RELEVANTES PARA EL MANEJO CLÍNICO

Los resultados de este estudio son muy relevantes para el manejo clínico de esta enfermedad. “Un número elevado (el 44%) de los pacientes presentaron reactivación de la enfermedad, con una tasa por año de seguimiento del 18%. Además, se identificaron factores que pueden ayudar a decidir si es conveniente suspender el tratamiento”, explica la doctora Casanova.

De acuerdo con los resultados de este estudio, los factores asociados con menor riesgo de reactivación fueron la mayor edad del paciente al suspender el tratamiento y el tratamiento de mantenimiento con fármacos inmunosupresores tras la suspensión del anti-TNF. Los factores asociados con un mayor riesgo de reactivación fueron el tratamiento con adalimumab (frente a infliximab) y la suspensión del tratamiento de forma electiva o por efectos adversos (frente la suspensión del tratamiento como parte de la estrategia top-down). Tras la reactivación de la enfermedad, la gran mayoría de pacientes (75%) a los que se readministró el tratamiento anti-TNF alcanzaron nuevamente la remisión. El 11% de los pacientes a los que se les administró de nuevo el tratamiento anti-TNF presentó efectos adversos, la mayoría de ellos leves.

Las conclusiones más importantes del estudio son que la suspensión del tratamiento anti-TNF no puede ser universalmente recomendada en la práctica clínica, ya que aproximadamente la mitad de los pacientes que suspendieron el tratamiento presentaron reactivación de la enfermedad. Sin embargo, la readministración del fármaco es generalmente segura y eficaz, por lo que, como comenta el doctor Gisbert, “la decisión de suspender el tratamiento debe ser individualizada y se deben discutir los riesgos y beneficios con el paciente”.

LA NECESIDAD DE LOS ESTUDIOS INDEPENDIENTES

“Tras la reactivación de la enfermedad, la mayoría de pacientes (75%) a los que se readministró el tratamiento anti-TNF alcanzaron la remisión”

En este trabajo independiente, en el que no ha participado la industria farmacéutica, han colaborado 78 hospitales españoles y se ha podido realizar gracias a las herramientas, soporte técnico y asesoría de la Plataforma de Investigación Colaborativa AEG-REDCap. Esta plataforma ofrece de manera gratuita a los investigadores de gastroenterología multitud de herramientas y soporte para el desarrollo de estudios multicéntricos. AEG-REDCap ha agilizado y simplificado la recolección de datos para su posterior análisis. Según Casanova, “sin esta herramienta, jamás podríamos haber realizado este estudio con tantos hospitales y en tan poco tiempo”.

Aunque existen empresas privadas que dan estos servicios, gracias a esta plataforma sin ánimo de lucro, los investigadores pueden obtener estos servicios y realizar estudios independientes sin interés comercial. Desde la experiencia de más de 20 años en la investigación pública, el doctor Gisbert explica que “los estudios independientes son necesarios para mantener la investigación centrada en el interés del paciente. La histórica deficiente financiación en I+D en nuestro país, agravada por la situación económica actual, harían imposible realizar estos estudios si no fuese por estas asociaciones sin ánimo de lucro, su financiación y el apoyo de sus plataformas científicas y redes de investigadores”.

Este importante estudio es un claro ejemplo de la potencia de la investigación colaborativa en el marco de las asociaciones médicas y científicas, ya que se ha conseguido publicar la cohorte más amplia en el mundo hasta el momento de pacientes en los que se ha evaluado la estrategia de suspender el tratamiento anti-TNF tras alcanzar la remisión de la enfermedad inflamatoria intestinal. Esta red de investigadores liderada por el doctor Gisbert ha obtenido financiación del Instituto de Salud Carlos III para confirmar y completar estos resultados con un ensayo clínico aleatorizado.

http://consalud.es/pacientes/una-investigacion-evalua-suspender-el-tratamiento-anti-tnf-en-pacientes-de-crohn-33378

Posdata: yo en especial me encuentro por ahora en ese 50% de remisión , desde que me suspendieron el tratamiento de adalimumab hace unos cuatro años, estoy en remisión de mi Crohn, claro que me lo propuso mi especialista en una conversación que tuvimos los dos, que durante el primer año tuve unos controles analíticos y colonoscopicos exhaustivos, y quedando que a la mínima de brote me pondría otra vez el adalimumab. Tengo ahora 62 años. Siempre he dicho que con la edad se nos hace un callo en la zona afectada.

Anuncios

Acerca de Joaquín Ponce

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s