Deshidratación y enfermedad inflamatoria intestinal

Nuestro cuerpo en dos terceras partes está formado por agua. La deshidratación puede tener consecuencias como piedras en los riñones, hígado y también otros daños. El tener una enfermedad inflamatoria intestinal puede hacer que en ocasiones aumente el riesgo de deshidratación.

¿Qué es la deshidratación?

Estamos deshidratados cuando nuestro cuerpo no tiene agua suficiente. Esto puede suceder por la combinación de varias causas como no beber suficiente agua o líquidos o perder muchos fluidos (por ejemplo, cuando se tiene diarrea).

Uno de los primeros síntomas de la deshidratación es la sed. La boca seca, dolor de cabeza, cansancio y falta de energía pueden ser otras señales. El orinar menos de tres o cuatro veces al día o que la orina sea de un color más oscuro también son síntomas de falta de líquidos.

¿Qué causa la deshidratación?

La deshidratación aparece cuando perdemos más líquido que el que tomamos. A lo largo del día nuestro cuerpo pierde fluidos y sales con el sudor, las lágrimas, la orina y las heces. Normalmente el agua y los minerales que contienen los alimentos que comemos y bebemos compensa esta pérdida pero, si los líquidos que perdemos exceden los que tomamos, nos deshidrataremos.

Nuestros riñones e intestino trabajan juntos para controlar el nivel de fluidos en nuestro cuerpo. El intestino absorbe los minerales  y el agua mientras que los riñones regulan la cantidad que se pierde a través de la orina. Si se pierde una gran cantidad de líquido en una diarrea, los riñones no serán capaces de regular el agua y los minerales. Esto significa que puede que necesites un extra de sal y un extra de agua.

¿Voy a deshidratarme?

La deshidratación no tiene porque ser un problema para todas las personas con crohn o colitis ulcerosa. Sin embargo, puedes tener más posibilidades de deshidratarte si:

  • Si sufres frecuentemente de diarrea.
  • No bebes suficiente agua porque, por ejemplo, sientes nauseas o has perdido el apetito por la enfermedad.
  • Has sudado mucho y, por lo tanto, has perdido una gran cantidad de agua y sales minerales a través de la piel.
  • Tomas diuréticos o bebes mucha cafeína o alcohol (el alcohol es diurético)
  • Tienes una gastroenteritis.
  • Te han extirpado el colon y esto afecta a la capacidad de tu cuerpo para absorber líquidos y minerales esenciales como el potasio y el sodio.
  • Tienes una ileostomía.
  • Tienes un intestino muy corto como resultado de una cirugía.
  • Tienes una mala absorción de las sales biliares, lo que puede suceder si el crohn está localizado en el ilión.

¿Qué debo hacer si me deshidrato?

Para tratar la deshidratación hay que rehidratar el cuerpo. Una vez que estás deshidratado, el beber mucha agua puede no ser suficiente ya que también se han perdido muchos minerales esenciales y azúcares.

Si el nivel de deshidratación es bajo quizás sea suficiente con tomar una bebida isotónica o beber aguay después tomar algo salado. Si esto no es suficiente y sigues sintiendo la deshidratación, entonces es conveniente hablarlo con el médico quien  probablemente te recomiendará beber suero oral.

¿Cómo evitar la deshidratación?

Estos son algunos consejos:

  • La manera más fácil de evitar la deshidratación es asegurarse de tomar la cantidad adecuada de agua. Para muchas personas es suficiente con beber 2 litros de agua al día pero, en las épocas de calor o si se hace mucho ejercicio físico, esta cantidad puede ser superior.
  • No esperar a sentir sed para beber agua.
  • Una dieta equilibrada que incluya alimento ricos en minerales esenciales para el cuerpo (potasio y sodio)
  • Evitar las bebidas alcohólicas.

¿El tomar más líquidos empeorará mi diarrea?

Si tienes una EII pero tienes completo el intestino o sigues conservando gran parte, el beber más agua no tiene porque empeorar la diarrea. De hecho, es probable que restringir la toma de líquidos no disminuya la diarrea y que incluso pueda aumentar las posibilidades de deshidratarse. Como solemos aconsejar, si la diarrea empeora, lo más adecuado es hablarlo con el médico especialista.

Si tienes una estoma es especialmente importante el beber la cantidad de agua necesaria para mantenerse hidratado. También puede ser necesario añadir más sal a la dieta. Como siempre, lo más conveniente es hablarlo con el médico especialista o el personal de enfermería.

https://www.accuesp.com/deshidratacion-y-enfermedad-inflamatoria-intestinal?platform=hootsuite

Anuncios

Acerca de Joaquín Ponce

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s