Parejas y relaciones sociales

Los seres humanos somos seres sexuales. Vivimos, amamos, tenemos relaciones íntimas y nos reproducimos.

Sin embargo, estos estilos de vida se alteran en muchas personas cuando se les diagnostica una enfermedad de Crohn o una colitis ulcerosa.

  • La EII puede afectar físicamente a las relaciones sexuales

Cuando la enfermedad está en fase activa, donde los síntomas se intensifican, es frecuente que disminuya el deseo sexual. También la desnutrición puede hacer que aparezca debilidad y falta de energía. En este estado es probable que no apetezca mantener relaciones sexuales.

En algunas mujeres las cicatrices, abscesos o fístulas pueden hacer que las las relaciones sexuales sean dolorosas o imposibles durante un tiempo. A veces, la cirugía (cuando se extirpa el colon) puede causar sensibilidad y molestias. Cambiar de posición cuando se práctica sexo puede ayudar a controlar mejor los movimientos durante la penetración. En el caso de algunos hombres, después de la cirugía, puede haber problemas de eyaculación precoz o problemas de erección, especialmente en los mayores de 50 años. Sin embargo, suele ser un problema temporal y las técnicas que se emplean hoy en día hacen que sea muy improbable.

Para otras personas, y también en hombres gays, la pérdida del recto puede suponer un impacto importante. Buscar el asesoramiento de un terapeuta puede ayudar.

En cuanto a los fármacos que se utilizan para tratar la EII ninguno afecta al deseo sexual. Sin embargo, puedes sentirte menos atractivo/a si tienes que utilizar enemas por la noche o corticoides, que suelen tener algunos efectos secundarios como hinchazón o aumento de peso, aunque habría que resaltar que estos efectos desaparecen cuando se termina el tratamiento.

  • También puede afectar emocionalmente a las relaciones sexuales

Para la mayoría de las personas con EII el miedo principal es tener que enfrentarse a alguna situación embarazosa mientras mantienen relaciones sexuales.  La diarrea, escapes, olores o ruidos indeseables suelen ser las principales preocupaciones. Incluso si no llega a ocurrir, solo con la preocupación constante, puede ocurrir que disminuyan las relaciones sexuales. En los hombres la ansiedad puede hacer que tengan problemas para alcanzar la erección. Utilizar algún medicamento antidiarréico puede ayudar a estar más tranquilo. Consulta con tu médico el fármaco que sea mejor para ti.

Otras de las preocupaciones frecuentes tiene que ver con la reacción de tu pareja ante determinadas situaciones como, por ejemplo, si necesitas ir rápidamente al baño, o de repente aparecen determinados ruidos u olores inapropiados. El que pueda aparecer una situación embarazosa y la falta de control de la situación, puede hacer que evites tener relaciones sexuales. El sentido del humor es de gran ayuda, ser capaz de ver el lado divertido de la situación y reirse juntos puede hacer que la situación sea más fácil.

También surgen preocupaciones sobre los cambios en la imagen corporal que puede que te hagan sentir menos atractivo/a y creer que tu pareja no te desea. Puede que la pérdida de peso, cicatrices, fístulas, o tener un estoma te hagan sentir avergonzado/a. El miedo al dolor durante las relaciones sexuales también puende afectar fundamentalmente a las mujeres y hacer que se evite tener relaciones sexuales completas incluso cuando no haya síntomas. En estos casos, suelen aparecer sentimientos de culpabilidad  junto con la preocupación de la posibilidad de que la pareja pueda dejar la relación o tener relaciones con otras personas.

Todas estas preocupaciones pueden aumentar el estrés y la ansiedad.  Hablar abiertamente sobre sexo, y expresar las preocupaciones puede resultar un poco difícil, pero cuanto más hables de ello con tu pareja mejor será para ambos. De lo contrario puede llegar a pensar que la rechazas y/o que ha hecho algo mal. Compartir las preocupaciones puede tranquilizaros y aclarar malentendidos.

Además, y aunque no es específico del Crohn y la colitis ulcerosa, sentirse deprimido puede tambien afectar al interés por el sexo.

En el caso de que las personas sin pareja, puede ocurrir que tengan poco interés en conocer a otras personas y comenzar nuevas relaciones. Decidir si hablar o no de la enfermedad, qué decir y en qué momento, no siempre es fácil. Fundamentalmente por el miedo a ser rechazado. En este sentido, es mejor ser claro y conciso sin entrar en demasiadas explicaciones. Es importante tener en cuenta que sentirse querido y tener buena autoestima no dependen solo de una parte del cuerpo.

En las relaciones sexuales se puede llegar a intimar de muchas maneras y no necesariamente teniendo relaciones sexuales con penetración. Las caricias, masajes, besos, abrazos y crear una atmósfera íntimas es muy gratificante. Una relación de pareja es algo mucho más completo donde se comparten experiencias, sueños y objetivos.

https://accuesp.com/crohn-y-colitis/vivir-con-la-enfermedad/parejas-y-relaciones-sociales

Anuncios

Acerca de Joaquín Ponce

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s