Cansancio y enfermedad de Crohn ¿Qué relación existe?

 

059

Seguro que una gran cantidad de vosotros os vais a sentir muy identificados con el tema de hoy que no es otro que el cansancio y la enfermedad de Crohn. ¿Quién no se siente a menudo bastante fatigado con esta enfermedad? Existe un alto porcentaje de pacientes con Crohn que sufren este síntoma. Además de síntomas como dolor abdominal y calambres, diarrea y sangre en las heces, es posible con esta enfermedad sentirse muy cansado. Si te has preguntado alguna vez si la enfermedad de Crohn podría ser la causa de su fatiga, estás en lo cierto.

La fatiga es probablemente uno de las más comunes, pero olvidados síntomas de la enfermedad de Crohn. Mucha gente podría pensar, “Tal vez sólo necesito un poco de café,” y no se dan cuenta de que están cansados debido a la enfermedad de Crohn.

El hecho es que cansancio y enfermedad de Crohn a menudo van de la mano.

Empecemos describiendo qué es la fatiga

La fatiga puede ser descrita como una abrumadora sensación de cansancio permanente, falta de energía o la sensación de agotamiento que no se alivia después de descansar o dormir.

Es mucho más que el cansancio ordinario y habitual que cualquier persona puede llegar a sentir después de haber hecho una gran cantidad de actividad física o mental.

La fatiga puede ser muy impredecible, varía día a día, o incluso de hora en hora . Esta puede venir de repente, sin previo aviso.

¿Cuánto es común es la fatiga en la enfermedad de Crohn?

La fatiga en general en las EII es muy común. Más de tres cuartas partes de las personas experimentan la fatiga durante un brote de alguna EII. No parece haber una diferencia importante en los niveles de fatiga entre las personas con Colitis Ulcerosa y las personas con enfermedad de Crohn. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que la fatiga puede ser peor en las personas con enfermedad de Crohn.

Muchas personas encuentran que su fatiga mejora a medida que mejora su EII. Sin embargo, para algunos, puede haber un retraso de semanas o incluso meses antes de que recuperen sus niveles normales de energía. A veces, el cansancio no desaparece incluso cuando la enfermedad parece estar  completamente bajo control. La fatiga sigue afectando a unas de 2 o 3 de cada 5 personas cuya enfermedad inflamatoria intestinal se encuentra en remisión.

¿Cuáles son las causas de la fatiga en la enfermedad de Crohn?

Estar en brote

“La fatiga se ha demostrado que es más frecuente en personas con enfermedad de Crohn, y en ocasiones se ha relacionado con un brote”, dice Richard Bloomfeld  un gastroenterólogo del Centro Médico Bautista Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte. “Pero la fatiga también es común cuando la enfermedad está bien controlada”.

Durante un brote de la enfermedad de Crohn, es difícil que comas y duermas bien y dormir bien. “La fatiga va junto con eso,” dice el Dr. Bloomfeld.

Deficiencia de Vitamina B12

Otras causas de la fatiga relacionada con la enfermedad de Crohn pueden provenir de deficiencias nutricionales, incluyendo los niveles muy bajos de vitamina B-12. La vitamina B-12 por lo general se absorbe en el final del intestino delgado (íleon), donde a menudo se produce la actividad de la enfermedad de Crohn. Si el íleon ha sido suprimido o alterado por la cirugía, no puede absorber la vitamina B-12 así como debería, el resultado puede ser la deficiencia de vitamina B-12 y la fatiga relacionada.

Deficiencia de Vitamina D

Muchos estudios han demostrado que hay una relación entre la vitamina D y la enfermedad inflamatoria intestinal. Las personas con enfermedad inflamatoria intestinal son más propensas a tener niveles bajos de vitamina D. La deficiencia de esta vitamina también puede llevar a que el paciente se sienta fatigado y cansado.

Anemia

La fatiga también puede ser causada por tener la sangre pobre en hierro (anemia).La anemia puede ser el resultado de la pérdida de sangre relacionada con la enfermedad de Crohn a través de lesiones en el intestino delgado o grueso.

Las reservas de hierro se pueden reponer, y esto debería mejorar la fatiga que está relacionada con la anemia. Sin embargo, a veces la cirugía es necesaria debido a la pérdida excesiva de sangre en la enfermedad de Crohn.

Ciertos medicamentos

La fatiga también puede estar relacionada con ciertos medicamentos para la enfermedad de Crohn.

¿De qué manera el cansancio puede afectar a personas con la enfermedad de Crohn?

La fatiga puede tener un efecto en todos los aspectos de la vida.  La investigación y los estudios sugieren que la fatiga puede afectar la vida de las personas con enfermedad de Crohn de muchas maneras diferentes:

  • Actividades físicas

Los bajos niveles de energía causados por la fatiga pueden hacer que sea muy difícil realizar actividades físicas como el deporte. Algunas personas encuentran que no tienen ni siquiera la energía suficiente para llevar a cabo tareas cotidianas como conducir, tareas del hogar o la recogida de los niños de la escuela.

  • Memoria y la concentración

Algunas personas encuentran que la fatiga puede hacer que sea difícil pensar lógicamente. Puedes encontrar que la fatiga y el cansancio afecten a tu concentración y a tu memoria. Cuando estás muy fatigado puedes sentir que no puedes hablar con propiedad y puedes hacerte un lío con las palabras. Algunas personas llaman a esto “niebla cerebral ‘.

  • Actividades sociales

La fatiga impredecible puede hacer que sea muy difícil llevar a cabo las ocupaciones de la vida social. Esto puede significar que te resulte difícil ir de vacaciones, viajes, socializar, o incluso llevar a cabo cualquier acción de ocio o intereses.

  • Emociones

La fatiga puede tener un efecto sobre tus emociones. Si no puedes hacer tanto como te gustaría, es posible que te sientas frustrado y enfadado. Algunas personas puede sentirse aisladas y, como decíamos en el punto anterior, les resulta difícil salir y socializar con amigos. Esto puede conducir a la depresión y la pérdida de confianza.

  • Relaciones

Algunas personas encuentran que la fatiga tiene un efecto negativo en sus relaciones con amigos y familiares. Por ejemplo, algunas personas pueden sentir que, debido su condición, no pueden verse con su familia o que esta no aprecia cómo de fatigado te encuentras. También puedes sentirte culpable si tu pareja o familia tienen que hacer cosas adicionales para ayudarte o si te pierdes hacer cosas juntos.

  • Trabajo y Educación

La fatiga puede tener un efecto directo sobre el empleo y la educación. Mientras algunas personas con EII pueden ser capaces de lidiar con la fatiga y el cansacio y hacer frente a un trabajo a tiempo completo, a otros les resulta una verdadera lucha lidiar con tales compromisos. Algunos experimentan una fatiga tan mala que tienen que dejar de trabajar.

El trabajo a tiempo parcial o la reducción del número de horas de trabajo a veces puede ayudar a controlar la fatiga. Sin embargo, esto puede tener importantes consecuencias financieras.

También los estudiantes con fatiga pueden encontrar estudiar difícil.

Consejos para reducir la fatiga relacionada Crohn

No importa cuál sea la causa de la fatiga, mantenerse activo es importante, dice el Dr.Bloomfeld. Estiramientos, ejercicios ligeros  o el yoga pueden ayudar a construir la fuerza impulsar la energía. Es importante escuchar a tu cuerpo, pero no es necesario que permanezcas en la cama debido a la fatiga.

Un estudio de tres meses publicado en el Clinical Journal of Sports Medicine demostró que las personas con enfermedad de Crohn que caminaron tres veces a la semana durante 30 minutos mostraron mejoras en los síntomas de su enfermedad de Crohn y la calidad de vida en general. El ejercicio también puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad que tiende a ocurrir con una enfermedad crónica como la enfermedad de Crohn.

Si te sientes cansado todo el tiempo, habla con tu médico para asegurarte de que estás haciendo todo lo posible para tratar todos los síntomas relacionados con la enfermedad de Crohn, incluyendo la fatiga.

Cansancio y enfermedad de Crohn ¿Qué relación existe?

Anuncios

Acerca de Joaquín Ponce

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s