¿Cómo puede llegar a afectar la obesidad a un paciente de Crohn?

 014

La obesidad y la Enfermedad de Crohn

 

Si se sigue una dieta equilibrada en la enfermedad de Crohn no

debería de producirse ningún tipo de irritación que haga que

se agraven los síntomas de la misma. Los alimentos adecuados

no harán que se produzca inflamaciones… pero hay algunos

pacientes que creen que les va a venir mal todo lo que comen y

por esa razón dejan a un lado la máxima cantidad de

alimentos posibles… lo cual es un auténtico error.

Los estudios aseguran que cerca de un 85% de los pacientes

aquejados con la EC tienen algún tipo de desnutrición asociada

. Es mucho más frecuente presentar un caso de desnutrición

que de obesidad.

La obesidad y la Enfermedad de Crohn están relacionadas

de la siguiente manera. La obesidad puede afectar de

una forma muy negativa a la EC aunque no por si

misma, si no por los síntomas derivados. Por ejemplo,

la falta de energía, la dificultad para respirar y el

ralentizamiento a la hora de digerir ciertos alimentos

también dificultarán los síntomas de la enfermedad de Crohn.

En cualquiera de los dos casos será de vital importancia

confeccionar un plan de dieta que realmente se ajuste

a lo que nos pueda llegar a hacer falta. En el caso de que

no sepamos muy bien cómo hacerlo, siempre podemos

visitar a un profesional especializado que sea quien se encargue de ello.

A continuación te vamos a dar algunas directrices genéricas

con las que podremos mantener nuestro peso de forma

correcta teniendo EC.

Consejos y directrices para mantener un

peso saludable

1) Es muy importante mantenerse hidratado en todo

momento. El paciente de EC puede tener mayor probabilidad

de sufrir un caso de deshidratación, por lo que es recomendable

que beba toda el agua que pueda llegar a necesitar. Ahora bien,

siempre se ha de hacer en proporciones pequeñas para que el

organismo pueda ir asimilando el líquido sin que se produzcan

problemas de acumulación en ciertas áreas.

2) Lo mismo tenemos que hacer con la comida. En ningún

momento nos podemos dar grandes atracones; para evitar

pasar hambre lo que tendremos que hacer será comer en

proporciones pequeñas a lo largo del día y, por supuesto, no

saltarse ninguna comida. Contribuiremos a reducir la sensación

de ansiedad y así estaremos preparados para evitar problemas

de gravedad en el futuro.

3) Se recomienda el consumo de alimentos ricos en fibra aunque,

eso si, conviene saltearlos. Entre algunos de los más destacados

nos encontramos las nueces, las verduras crudas, semillas, frijoles

, palomitas de maíz…

4) Por otra parte deberías de alejar desde ya mismo los alimentos

excesivamente grasos (por ejemplo, las cremas de leche, las salsas,

las palomitas de maíz, los frijoles). La razón de esto es que conllevan

una digestión mucho más complicada que los alimentos ricos en

fibra. Además, también se consideran irritantes por lo que no

sería raro que nos produjeran algún tipo de problema.

5) Aquellas personas que tengan algún grado de intolerancia

a la lactosa, lógicamente, han de eliminar los productos lácteos.

Sin embargo, si que se recomienda el consumo de los quesos

duros ya que tienen una gran cantidad de nutrientes esenciales

para el organismo y, además, la cantidad de lactosa contenida

es muy reducida.

6) Puede ser que sea necesario tomar algunos suplementos

alimentarios para suplir las carencias que los pacientes de la

EC pudieran llegar a tener. Entre algunos de los más destacados

deberíamos centrarnos en la Vitamina D, B12, en el calcio, en el

ácido fólico y, sobre todo, en el hierro. Por poner un ejemplo, los

estudios han determinado que los pacientes que tienen esta

enfermedad suele presentar una carencia de vitamina B12

muy elevada… y lo peor de todo es que esto se produce hasta

en un 70% de los casos.

7) En cualquier caso, cualquier persona sabe lo que le sienta

bien y lo que no. Si conoces algunos alimentos que te puedan

dar gases, se deben de eliminar porque tienen asociada una

digestión mucho más larga y complicada. Por ejemplo, deberíamos

alejar los alimentos que sean muy picantes, también la coliflor,

el brócoli, los zumos de fruta demasiado azucarados, los frijoles…

Además, es importante alejar los cítricos de la dieta ya que por

su carácter irritante pueden considerarse muy peligrosos para

la salud.

Estos son algunos consejos básicos que cualquier persona afectada

por la EC debería de seguir. Ahora bien, son genéricos y puede

que no se apliquen a todas las personas. Como ya te hemos

comentado, en el caso de que tengas algún tipo de duda, lo

mejor que puedes hacer es no jugártela y acudir al nutricionista

especializado para que te pueda ayudar con tu problema. Será

capaz de confeccionarte una dieta personalizada para que pueda

llevar una calidad de vida óptima

Sigue estas indicaciones y notarás la diferencia. No hagas

que la obesidad y la Enfermedad de Crohn afecten a tu vida

diaria.

La obesidad y la Enfermedad de Crohn

Anuncios

Acerca de Joaquín Ponce

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s