¿Cómo afrontar la transición de la Atención Pediátrica a la Unidad de EII adulta?

Alrededor de un 20% de los diagnósticos de la EII se realizan durante la edad pediátrica, (edad media 12,3 años) presentando diferencias en el debut, evolución de la enfermedad, síntomas y manifestaciones extraintestinales (retraso en el crecimiento y desarrollo puberal) como características propias de la Enfermedad de Crohn (55%) y Colitis Ulcerosa (37%) pediátricas.

Esto implica un creciente interés en el desarrollo de protocolos o guías de transición desde los Servicios de Pediatría, a las Unidades Multidisciplinares de EII de adultos; que establezcan los cuidados en esta etapa, faciliten la inserción en la dinámica asistencial de las unidades de adultos y favorezcan una adecuada relación médico-enfermería-paciente, imprescindible para el mejor manejo de la enfermedad.

En este sentido, es importante el papel de enfermería, como miembro de la Unidad de EII adulta, durante el periodo de transición desde los servicios de pediatría; al ser la persona de contacto en el nuevo ambiente asistencial, que realizará la labor de soporte y de educación sanitaria de estos nuevos y jóvenes pacientes.

A la hora de iniciar el proceso de transición, se deben tener en cuenta múltiples factores que se producen en esta etapa de la adolescencia, como son los cambios físicos, psicológicos y sociales); los cambios asociados con el paso de la dependencia familiar de los cuidados, a la responsabilidad del auto-cuidado y la adquisición de la independencia familiar.

Durante la transición, es necesario ser sensibles ante la inseguridad del paciente y de su familia frente a la nueva etapa; facilitando la superación del periodo de adaptación. Otro aspecto importante en la transición, es elegir el momento adecuado de la misma, el cual no siempre tiene que coincidir con la edad cronológica marcada por el sistema sanitario, siendo necesario barajar otros factores (madurez emocional, escolarización, estado clínico, cambios vitales, viajes, etc.)

Generalmente se recomienda, una reunión previa de los distintos equipos (Pediatría y Unidad de EII) y la presentación del paciente y de su historia clínica, planificando un cronograma del traslado, programando una visita de acogida (durante la que se informará al paciente y su familia de la dinámica de la unidad) y facilitando las formas de contacto y la primera cita de seguimiento.

En la Unidad de EII del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), existe una interrelación entre los servicios implicados que comienza en el momento del diagnóstico independientemente de la edad del debut, consensuándose desde su inicio las diferentes opciones diagnóstico-terapéuticas de manera individualizada. La Unidad de EII del CHUF y su organización multidisciplinar facilitan una línea de trabajo común entre Pediatría y la propia Unidad de EII. El niño o el adolescente recién diagnosticado, aprovechará la mayor experiencia de una Unidad de Adultos respetando las características propias de su edad. La labor coordinada de ambos Servicios, revierte favorablemente en el curso clínico de su enfermedad limando todas las asperezas que puedan surgir en el momento de la transición, ya que la Unidad de EII, está integrada en su proceso desde el diagnóstico sea cual fuera la edad de comienzo de su enfermedad.

http://educainflamatoria.com/index.php/transicion-de-la-atencion-pediatrica-a-la-unidad-de-eii-adulta

Anuncios

Acerca de Joaquín Ponce

Enfermo de Crohn desde el año 1988
Esta entrada fue publicada en ACCU-PUÇOL y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s